El Monasterio de Sant Cugat, una visita obligada

Uno de los principales atractivos turísticos de Sant Cugar del Vallès es, sin duda, su monasterio, el Monasterio de Sant Cugat. Se trata de una antigua y espectacular abadía benedictina con una apasionante historia detrás que data del siglo IX.

La constancia documental apunta al siglo IX; sin embargo, algunos historiadores se atreven a señalar el siglo VI, como el del inicio de la vida comunitaria en el lugar donde el ahora monasterio se encuentra.

Hoy, el monasterio se puede definir como una auténtica amalgama de estilos fruto de la gran cantidad de cambios, remodelaciones y ampliaciones que a lo largo de su historia ha sufrido.

El Monasterio de Sant Cugat, situado en el centro de la localidad, fue construido sobre un asentamiento romano que a partir del siglo IV comienza a tener una intensa vida religiosa dedicada a Sant Cugat, que murió aquí víctima de las persecuciones del Diocleciano. Los restos, aún hoy se pueden apreciar en los alrededores del monasterio.

Su majestuosidad, su dilatada historia y su -casi- incalculable valor artístico han convertido al Monasterio de Sant Cugat en uno de los más relevantes de Cataluña, del país e incluso de Europa.

Si algo cabe destacar en el monasterio, ese es su soberbio claustro romano. Es aquí donde se encuentra el punto de mayor interés artístico. Fue construido para sustituir un anterior claustro. Y el conjunto actual se encuentra al costado norte de la iglesia y está formado por dos pisos; el primero de cronología románica, y el segundo pertenece al siglo XVI, fruto de una de las múltiples remodelaciones y ampliaciones que el monasterio sufrió en la Edad Moderna.

A pesar de que el gran protagonista es el claustro, la iglesia, construida en el siglo XII sobre los restos de una Iglesia anterior, también cuenta con una riqueza que bien merece una visita y recorrido. Completan el conjunto monacal numerosas capillas auxiliares construidas en la Edad Moderna, un recinto amurallado defensivo y un palacio abacial.

Si visitas Sant Cugat del Vallès, el Monasterio de Sant Cugat debe estar, sin duda alguna, en tu lista de visitas obligatorias.